10 consejos de Imagen Profesional para potenciar tu reputación

Todo proyecto lleva implícito nuestra imagen profesional porque somos nosotros quienes presentamos, ejecutamos o lideramos una solución. Lo ideal es que después de cada proyecto tu imagen haya alimentado de manera positiva tu reputación. ¿Cómo lograrlo? Sigue leyendo.

¿Qué es la imagen profesional?

No, no es el cómo te vistes. Es la imagen que provocas en los demás al trabajar contigo, es decir, es resultado de lo bien o mal que hagas tu trabajo y generará una opinión de tu equipo, tu jefe y tus clientes.

Entonces, si soy bueno en lo que hago tengo una buena imagen profesional. No siempre porque tus conocimientos son el fondo y el cómo los transformas en resultados es la forma.

¿Qué es la reputación?

Es la imagen profesional que has logrado mantener a lo largo del tiempo. Por esta poderosa razón es importante que te ocupes de alimentar tu reputación siempre que te sea posible.

De hecho, es el activo intangible más valioso que tienes.

¿Cómo potenciar tu imagen antes de un proyecto?

Primero que todo debes conocer si tu imagen profesional actual es positiva o negativa. A veces damos por hecho que por tener conocimientos y experiencia los demás valoran nuestra imagen profesional o desean trabajar con nosotros. No siempre es así.

Te comparto 5 consejos de Imagen Profesional antes de un proyecto

En los pequeños detalles están las grandes diferencias. 

1. Conoce a detalle qué es lo que el cliente desea. No supongas.

Fortalece tu habilidad de escuchar y hacer las preguntas correctas. Muchas veces el cliente pidió una cosa y recibe una propuesta que resuelve algo que no pidió. Los errores de comunicación en un equipo se pagan caro. Haz las preguntas necesarias, por muy obvias que parezcan. Así se trate de tu jefe o el cliente directamente.

2. Conoce muy bien la fecha de entrega y cúmplela.

Saber con precisión la fecha de entrega te forzará a organizarte o liderar mejor a tu equipo. Si el cliente te da la libertad de proponer la fecha de entrega no prometas una fecha al azar, te costará muy caro no cumplir. ¿Te das cuenta?

3. Cuida los detalles de logística de la presentación

Debes saber con precisión el lugar donde se llevará a cabo la reunión, sala de juntas, oficina del cliente, tus instalaciones o en un restaurante (el cual es el que menos te recomiendo, pues si vas a presentar con powerpoint se vuelve un reto te pongan atención).

Cerciórate de pedir la dirección y, como recomendación extra no pidas que te manden la ubicación por whatsapp, a veces el cliente está en el piso 15 de un corporativo y eso no te lo indicará google maps o waze, lo cual te generará un problema de ubicación que no suma a tu estrategia de imagen profesional.

Planifica tu llegada al lugar de la cita. Sé puntual. ¿Quieres afectar todo el esfuerzo que habrás puesto en la preparación del proyecto? Llega tarde y verás como el cliente de inmediato cambiará su actitud hacia ti o tu empresa.

4. Ensaya tu presentación ejecutiva

¿Sabías que la mayoría de los negocios se cierran con presentaciones verbales y no sólo con propuestas por escrito? El cliente, tu jefe o tu equipo comprarán mejor tu idea o propuesta si hay una presentación verbal, que sea concisa y presente la solución a un problema. La propuesta por escrito es el fondo, la presentación verbal expone la forma (el cómo) se logrará el objetivo.

Te recomiendo seguir la regla 10/20/30 de Guy Kawasaki para hacer presentaciones. ¿En qué consiste? No presentes más de 10 láminas, no te tardes más de 20 minutos y la letra que utilices sea a 30 puntos. No satures de información, recuerda que en comunicación “menos es más”.

Ensaya tu presentación. Aunque digas que no tienes tiempo. Ensaya y acuerda con los integrantes de tu equipo en qué consiste su participación y el tiempo asignado a cada uno. Ensayar es la clave de los equipos triunfadores. ¿Cuándo has visto que un grupo de música no haga una prueba de sonido antes de su concierto? Lo hacen para cerciorarse que todo está listo para el show. 

5. Investiga el código de vestimenta

A más de uno se le ha escapado conocer con anticipación el código de vestimenta apropiado para la reunión. Algunos creen que seguir vistiendo con traje y corbata (o traje sastre femenino) les garantiza una excelente primera impresión. Otros, en cambio, creen que ya todas las empresas visten más relajados y se confían y acuden con jeans y zapatos para el fin de semana. Investiga el código de vestimenta apropiado y lograrás una excelente primera impresión.

¿Cómo mejorar tu Imagen Profesional durante un proyecto?

¿Qué es lo que cuenta en esta etapa? Los resultados y el servicio. Ya no las promesas. En esta etapa solemos bajar el ímpetu inicial, empezamos a confiarnos que logramos el objetivo de vender nuestro proyecto. Lo más importante apenas comienza.

Los 3 consejos de Imagen Profesional durante tu proyecto

Estos consejos no son nada complicados pero retan la disciplina de cualquiera.

  • 6. Enfócate en obtener resultados

El cliente o tu jefe esperan los resultados que prometiste. Ya sea que estés tú sólo o en equipo es muy importante alimentes tu imagen profesional al dar los primeros resultados. Sin ellos tu reputación está en juego. Haz un cronograma y marca paso a paso lo que debes lograr conforme pase el tiempo. Da seguimiento a tu equipo, no los dejes solos.

  • 7. Comunica tus avances y pide feedback

Te recomiendo que según la duración de tu proyecto mantengas comunicación directa con tu cliente, tu jefe y el equipo; puede ser cada semana, quince días o de manera mensual.

A veces es mucho mejor hagas acto de presencia en persona en lugar de que únicamente te comuniques vía correo electrónico. No esperes a que el cliente sea quien pida reunirse, adelántate tú. Si realizas otra presentación verbal cuida nuevamente tu código de vestimenta. No les comuniques que tu nivel de profesionalismo va a la baja, al contrario, manténlo.

En esas reuniones pide su opinión acerca de los resultados que han presentado. Escucha y si hay algo que a tu cliente no le agrada toma nota, no confíes en tu memoria. Jamás expongas frente al cliente un disgusto con tu equipo. Háblalo con la persona implicada en privado.

  • 8. Haz los ajustes necesarios

Aquí el consejo es muy práctico. Lo que esté funcionando cuida siga así y lo que no modifícalo. Haz ajustes. Cambia la estrategia más no el objetivo.

¿Cómo alimentar tu reputación después de un proyecto?

Cada proyecto en tu vida profesional puede ayudarte a catapultar tu carrera. Concluirlo de manera satisfactoria es un deber.

Los 2 consejos de Imagen Profesional después de tu proyecto

  • 9. Agradece a tu equipo

¿Porque primero a tu equipo? Porque sin ellos no lo habrías logrado. Hazles saber lo importante que fue su colaboración para el éxito del proyecto.

  • 10. Agradece a tu cliente y abre la puerta a un nuevo proyecto

Sin la confianza de tu cliente o jefe no habrías podido liderar el proyecto, así que agradécelo. Muy pocos profesionales hacen este gesto. Terminan el proyecto y se retiran, mostrando una actitud algo ególatra. No lo hagas.

Abre la oportunidad para un nuevo proyecto preguntando “¿Hay algo más en lo que podamos apoyarles?” El cliente te dirá por cortesía “Por el momento, no, gracias”. Pero tú acabas de abrir la posibilidad de que sean a ti a quien llamen para el próximo reto.

¿Te habías puesto a pensar en estos detalles de Imagen Profesional?

Espero que te hayan ayudado a ser consciente que tu reputación la construyes a diario y se conforma de la imagen profesional que proyectes en cada etapa del proyecto.

¡Te deseo mucho éxito!

Fuente: Alto Nivel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s