CONVIÉRTETE EN LÍDER DE OPINIÓN EN 6 PASOS

lider-opinion

 

¿Qué es un líder de opinión? Aunque no existe una definición universalmente aceptada, podemos definir a un “líder de opinión” como aquella persona que es experta en una o varias área(s) de conocimiento y es frecuentemente consultada por organizaciones, gobierno y medios de prensa que buscan un pronunciamiento sobre cierto tema o una explicación sencilla para personas que no dominan la materia.

¿Qué ventajas tiene ser un líder de opinión?

(a) La industria te percibe como un experto, lo cual puede representar mejores oportunidades de empleo o consultorías bien pagadas.

(b) Instituciones académicas o colegios profesionales te buscarán para que impartas conferencias o cursos.

(c) Entidades de gobierno u organismos internacionales pueden solicitar tu opinión o postura sobre políticas públicas, una propuesta de ley o reforma legislativa.

(d) Medios de prensa tanto nacionales como internacionales te buscarán para conocer tu opinión o postura sobre algún hecho de interés público.

(e) Tus propios colegas, lejos de verte como competencia, podrían verte como aliado de negocios al saber que dominas una especialidad que ellos no.

La mayoría de los puntos anteriormente descritos a fin de cuentas representan una exposición pública importante que se traduce en branding personal, que frecuentemente se usa con ánimo de diferenciarse para lograr relaciones sociales y profesionales exitosas.

¿Cómo convertirse en líder de opinión? 

Si bien no existen fórmulas específicas, es posible seguir ciertos pasos o tomar determinadas decisiones para convertirse en un líder de opinión. El camino no es corto, pero vale la pena el esfuerzo.

1) ELIGE UN TEMA PARA CONVERTIRTE EN EXPERTO EN ÉL

Esta es sin duda la parte más difícil, puesto que para convertirte experto en algo primero tiene que gustarte, o incluso apasionarte. Para empezar es primordial considerar que si te quieres convertir en “líder de opinión” de un tema que muchos dominan, te será más difícil sobresalir.

Te puede interesar: 13 TIPS PARA HABLAR EN PÚBLICO SIN MIEDO

Sin ánimo de desprestigiar ningún oficio o profesión, no es lo mismo ser comentarista deportivo que experto en física nuclear. Y no me refiero a la “complejidad” de los ejemplos elegidos, sino a la cantidad de expertos o especialistas en cada uno de estos ramos. Si alguien busca en Google tu área de especialidad, lo ideal es que aparezcan relativamente pocos resultados, puesto que si aparecen cientos o miles de ellos, te será muy difícil posicionarte -digitalmente hablando-.

Otro punto importante, si deseas convertirte en líder de opinión en determinado tema, ese tema debe ser relevante o de interés para determinado segmento de la población, gobierno o industria. Ser experto en la elaboración de cupcakes o en jugar ajedrez no necesariamente va a generar las ventajas antes mencionadas. Trata de elegir un área de nicho en tu industria o profesión, alguna rama emergente o en la que no haya muchos expertos.

¿Puedo ser experto / líder de opinión en varias cosas? Técnicamente sí es posible, pero recuerda que el que mucho abarca poco aprieta. Procura enfocarte en una sola área o materia, ya que logres el éxito deseado puedes buscar otros temas que sean de tu interés. Si vas a seleccionar más de una área para convertirte en experto o líder de opinión, es recomendable que sean áreas afines. Si alguien busca tu nombre en Internet y encuentra por un lado que eres especialista en “digital marketing”, pero en otro lugar dice que eres experto en “nutrición infantil”, sin duda vas a mandar un mensaje muy confuso a la gente que esté interesada en ti. Habrá incluso quienes lleguen a pensar que se trata de diferentes personas (homónimos), o en el peor de los casos, podrían verte como un “todólogo”, imagen que ciertamente suele generar poca confianza.

2) DESARROLLA HABILIDADES DE COMUNICACIÓN

Todo líder de opinión debe saber comunicarse eficazmente tato de manera oral como escrita. Algunas personas nacen con talento para escribir o para hablar en público, si no es tu caso, toma cursos de redacción o de oratoria. Tus habilidades de comunicación deben ser versátiles, debes tener la capacidad de dirigirte a todo tipo de público, tanto a expertos en tu área como a personas que no conocen nada de la materia.

El error más frecuente de los especialistas es querer hablar y escribir como “súper expertos” para impresionar al público. Recuerdo una ocasión reciente en que un señor me visitó en un stand de la Semana del Emprendedor y la primera pregunta que me hizo es: “¿me vas a hablar en latín?”. Le pedí que me explicara a qué se refería, y me dijo: “Si, es que casi todos los abogados me quieren hablar en latín o con términos raros que no entiendo”. Otros especialistas suelen caer en la tentación de convertirse en comediantes en un escenario; puede que hagas reír a la audiencia, pero dudo que te tomen en serio. ¿Quieres ser recordado como cómico o como experto?

Te puede interesar: MARKETING DIGITAL – EL PODER DEL VÍDEO

Tienes que conocer quién es tu audiencia, para saber cuál es la mejor manera (oral o escrita) para dirigirte hacia ellos. Hablar o escribir con términos o palabras muy rebuscadas, solo puede impresionar a otros expertos en tu misma área, y ellos no te van a contratar pues a fin de cuentas son competencia. Normalmente a quienes deseas atraer o llamar la atención son a quienes no saben de tu especialidad, por lo que entre más sencillo seas al expresarte, mejor.

3) ESCRIBE, CONVIÉRTETE EN BLOGUERO O COLUMNISTA

Usualmente quien escribe tiene mayor exposición pública que quien no lo hace. Puedes comenzar por escribir en un blog propio, aprovecha plataformas gratuitas como wordpress o blogger. Sin embargo, escribir por escribir no sirve de nada. “Hay que cacarear el huevo”, es decir, recurrir a la auto-promoción moderada. Comparte tus publicaciones en redes sociales para generar lectores que se interesen en lo que publicas.

La mayoría comete el error de publicar invitaciones a leer sus artículos en Facebook, en donde la mayoría de tus contactos son familia y amigos, quienes probablemente te leerán una o dos veces por compromiso. Tienes qué pensar a quiénes puede ser de utilidad lo que escribes y buscar dónde están, para generar lectores realmente interesados. Un buen ejemplo es Linkedin, que tiene cientos de “grupos de discusión” integrados por profesionales de diversas especialidades. Busca grupos afines a tu área de experiencia o profesión y publica ahí invitaciones para que visiten tu blog.

Pero para estar en las “grandes ligas” debes generar suficiente interés en tus notas como para que un medio o revista de prestigio te invite a participar como columnista. Algunos grupos de comunicación tendrán varios medios (revistas impresas o digitales), es posible que te inviten al menos popular para probarte. No desestimes la invitación, todo medio sirve para algo, aunque sea como “trampolín” para que en un futuro recibas invitaciones a publicar en medios más importantes o grandes.

Ojo, el objetivo final no necesariamente es escribir para una revista o periódico famoso, sino llegar a la mayor cantidad de lectores posibles, pues todos representan clientes potenciales o “exposición pública”. Puede ser que recibas invitación para escribir en un “medio importante”, pero ¿qué pasa si el mismo realmente tiene pocos lectores en su formato digital? Sin duda será una buena estrella en tu currículum, pero en la práctica te traerá pocos beneficios.

4) IMPARTE CURSOS Y CONFERENCIAS

Quien recibe una invitación para impartir un curso o conferencia tiene los siguientes beneficios:

(a) Es percibido como un experto en su materia, o mejor aún, como un líder de opinión.

(b) Todos los asistentes son clientes potenciales. Este beneficio se multiplica cuando los asistentes hablan bien de ti en Twitter, Facebook o de “voz a voz” (Word of Mouth Marketing).

(c) En eventos importantes suele asistir la prensa, por lo que si tu charla genera interés, reporteros podrían acercarse contigo para pedirte un comentario u opinión para algún periódico, revista o noticiero.

Cuando vas empezando no te quedará de otra más que decir que “si” a toda invitación que recibas, sin importar la paga o el tipo o tamaño del evento. Desgraciadamente muchos organizadores de conferencias son abusivos y te venden la idea de que no te van a pagar pero a cambio vas a recibir el beneficio de “publicidad”, el cual es muy limitado, ya que casi siempre piden no anunciar productos y servicios. En pocas palabras sugieren que con solo “verte” durante la conferencia van a querer contratarte.

Nada te garantiza que terminando tu conferencia te van a caer clientes del público, así que no hay que tomar el “beneficio de la publicidad” como un dogma de fe. Impartir una conferencia o curso es trabajo, y todo trabajo debe ser remunerado. Una vez que tengas buena proyección profesional como experto o líder de opinión, no dudes en siempre cobrar honorarios por tus conferencias.

5) POLEMIZA DE VEZ EN CUANDO, AMPLÍA TUS HORIZONTES

Debo aclarar que no estoy sugiriendo que te conviertas en Fernández Noroña ni nada que se le parezca. Por “polemizar” me refiero a que de vez en cuando emitas tu opinión sobre temas de actualidad que resulten polémicos. Incluso puedes polemizar abordando temas que no son de tu especialidad, particularmente cuando se trata de hechos que pueden afectar o interesar a una colectividad.

Pero ¿por qué es importante polemizar? Muy simple, eso te pondrá en la mira de miles de lectores que están interesados en el tema. No es importante que quienes te lean estén de acuerdo con tus opiniones o posturas, sino generar una buen volumen de lectores que te ubiquen como alguien que vale la pena leer, aunque sea ocasionalmente. Si siempre escribes sobre tu área de especialidad, tal vez te estás limitando a un nicho muy pequeño de mercado que pudiere estar interesado en esos temas.

6) DESARROLLA TU IDENTIDAD DIGITAL DE MANERA UNIFORME

Es importante que tengas tu propia página web o blog personal. Un lugar único en el ciberespacio en el que tus fans o lectores te puedan localizar fácilmente, ya se para ponerte en contacto contigo o para saber cuáles son tus cuentas de redes sociales para seguirte. Si se te dificulta desarrollar una página web o no tienes tiempo de desarrollar tu blog personal, al menos usa un servicio como el de “www.about.me”

procura que tu identidad digital sea consistente o uniforme. Si te llamas “Juan Vegas”, procura que tu nombre o una abreviatura del mismo (“JuanVe”) esté presente de igual manera en todas tus cuentas de redes sociales. Conozco casos en donde en Facebook es “JuanVe”, en Twitter “Pikapi78” y “elGroso” en YouTube. No pierdas a tus seguidores con tanta ocurrencia.

Fuente: www.merca20.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s