La imagen y La estrategia, lo que no viste del tercer debate

tercer_debate_presidencialEn la vida y en la política no ganan los mejores sino aquellos que logran vender mejor sus ideas y propuestas. Para nuestro experto en imagen, no hubo novedad de estrategias, ni sorpresas de participación durante el tercer debate presidencial.

El formato no ayudó. Una mesa redonda que intentó agilizar sin mucho éxito la comunicación y el debate de propuestas, unos moderadores con poco carácter para hacer valer las reglas del uso de la palabra de manera eficaz y puntual (responder a las preguntas generadas por los ciudadanos) afectó el resultado del tercer debate presidencial y, en cambio, se tornó aburrido por la pobre dinámica que provocó y el ver sentados a los candidatos todo el tiempo.

¿Qué podemos analizar de lo que se vio en el tercer debate? En primer lugar no hubo novedad de estrategias, ni sorpresas de participación. Más bien existieron momentos mejor aprovechados por algunos.

¿Qué tanto peso tiene la imagen física presentada por los candidatos?

En realidad el cómo se vistieron no hará cambios sustanciales en las preferencias de votación. Sin embargo, existen varios detalles que merecen observarse y analizar:

AMLO, Anaya y El Bronco repitieron el mismo atuendo que en el segundo debate. Sólo Meade cambió el color de la corbata a un tono verde claro con lunares blancos, puso cuidado especial en este detalle. Ser notado diferente y en este punto lo logró.

Es curioso, el peor vestido en el debate es AMLO con su traje que le queda enorme y no obstante sabemos que va a la cabeza en las preferencias de intención de voto, el mejor vestido es Meade, pero su vestimenta no es suficiente para disminuir su desventaja frente a AMLO; los mensajes representados en su vestimenta son opuestos: Meade luce vestido elegante, (muy asociado a Peña Nieto), mientras que AMLO viste muy sencillo sin intentar conectar con la clase económicamente alta.

Para Anaya el repetir la misma vestimenta hace que parezca que su participación en este tercer debate fuese la extensión del primero y el segundo. Debió haber modificado su atuendo para la última recta de la contienda. Usando una camisa azul cielo y no blanca (que le hace ver muy pálido por su tono de piel tan clara) hubiera proyectado más confianza, no obstante eligió proyectar autoridad y poder, no necesitaba comunicar esos mensajes después de las últimas noticias de su supuesta participación en el lavado de dinero.

El Bronco luce apropiado para el debate, pero su vestimenta formal parece no mostrar su esencia de manera efectiva. Su atuendo ni le ayuda ni le resta puntos.

¿Cuál fue la estrategia de comunicación de los candidatos?

La de AMLO fue la misma en los 3 debates: poner a la corrupción en el centro de todos los temas. Sabe que va a la cabeza en las encuestas, así que para él fue claro no caer en provocaciones verbales, aunque hubo un par de ocasiones en que Anaya casi lo saca de sus casillas. Ahora tuvo menos ocurrencias, menos bromas y frases que etiquetaran a sus adversarios con apodos.

La estrategia de Meade en esta ocasión fue atacar a AMLO aunque le dio más peso a sus propuestas. No atacó frontalmente a Anaya y pudo haberlo hecho en varias ocasiones con más fuerza. Los 3 segundos mejor utilizados de su tiempo fue cuando dijo “El único implicado en un delito es Ricardo”. Lo que le falló fue decirle Ricardo y no Anaya su ataque hubiese sido más poderoso y contundente.

La estrategia de Anaya fue haber preparado los ataques verbales contra AMLO de manera detallada y de inmediato su equipo subir a sus redes sociales las fotografías presentadas. Su objetivo fue debilitar la credibilidad de AMLO, sin embargo, su estilo predecible de atacarlo dejó de sorprender.

La estrategia de El Bronco fue hacer notar a la audiencia (cada vez que le era oportuno) las peleas constantes entre AMLO, Meade y Anaya. Presentar propuestas de campaña, algunas bien fundamentadas y otras descabelladas como “prefiero que me demanden por mochar manos que permitir que México se desangre”. Lo cual si lo analizamos es incongruente.

¿Qué tan efectivos fueron su oratoria y lenguaje corporal?

Con este nuevo formato de mesa redonda y el haber permanecido sentados todo el tiempo fue notorio que algunos se prepararon mejor que otros.

La oratoria y el lenguaje corporal de Meade, Anaya y El Bronco fueron mucho mejor que la de AMLO.

Meade cuidó su postura durante todo el debate, en ningún momento se le vio encorvado ni con las manos ocultas bajo la mesa. Es el que menos muletillas dijo, habló más fluido y con mucha tranquilidad. En ningún momento se le vio nervioso, en parte porque fue obvia su preparación y, porque tampoco fue atacado por los demás de manera letal.

Anaya volvió a mostrar su gran capacidad de oratoria y pensamiento rápido. Su lenguaje corporal mostró mucha seguridad y el uso de sus ademanes fue muy acertado. Hizo varios cambios de volumen aunque no de entonación. Parece que lograr comunicarse desde las emociones no es su fuerte. Su oratoria es muy racional.

El Bronco mostró una muy buena postura, jamás lo vimos encorvado, no se traba al hablar, logra hilar muy bien sus ideas, tiene un buen manejo de la entonación y su volumen comunica seguridad. Sin embargo, el carisma que lo había hecho notarse en el primer debate no pudo volver a hacerlo brillar en este último.

AMLO mostró que no está acostumbrado a dar mensajes políticos sentado, su lenguaje corporal es muy descuidado. En varias ocasiones se le veía encorvado, con las manos ocultas debajo de la mesa (lo cual proyecta menos confiabilidad).

Le falla controlar sus gestos en el rostro cuando escucha lo que los demás candidatos dicen. Al saber que iba a estar sentado debió haber ensayado su postura y los movimientos de sus manos, sin embargo, lo conocemos, seguramente no lo hizo. Fue muy notorio el exceso de muletillas en varias intervenciones y se le acabó el tiempo de participación repetidamente.

¿Por qué a pesar de todo lo anterior es probable que las preferencias electorales no se modifiquen?

Porque no hubo sorpresas y el mensaje político de cada candidato está consolidado. Lo construido hasta ahora es lo que importa. En la vida y en la política no ganan los mejores sino aquellos que logran vender mejor sus ideas y propuestas.

fuente: altonivel.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s